martes, 27 de mayo de 2014

La décima ya no es un sueño

''Este año es el de la décima'' ¿os suena la frase no?, todos y cada uno de nosotros los madridistas la repetíamos año si y año también, ''el año que viene sera'' ¿os suena también no?, igualmente, todos nosotros la decíamos todos los años tras ser eliminados de la máxima competición Europea.

Aquellas noches pegadas al televisor viendo la final de la champions en la que jugaban otros equipos, Chelsea,Bayern,Barça,Arsenal,Dortmund, Manchester United... mientras el Madrid no llegaba a ella, no podíamos ver a nuestro equipo ni al menos pelear por la preciada champions en la final.


Aquellas ilusiones, aquellos sueños rotos, aquellas lagrimas de impotencia, esos momentos en los que se consumían nuestras eliminaciones en octavos, y los últimos tres años en semifinales, teniendo tan cerca la oportunidad de ir a la ultima batalla para ganar la guerra y al final morir en la batalla previa a la lucha final. Esos 12 años de sufrimiento, de tirar de orgullo mas que nunca pero viendo como la décima se nos resistía, como por cualquier motivo se nos escapaba, un error arbitral, unos penaltis, por un gol.... pequeños detalles que nos impidieron poder llegar a aquellas finales, el fútbol no estaba siendo justo con nosotros, la suerte nos era esquiva, hacíamos las cosas bien pero nos faltaba ese empujón final para seguir soñando pero nos despertábamos llorando pensando que el año siguiente iba a ser el bueno, alguno tocaría, eso pensábamos todos.




Ramos llorando en la eliminatorio contra el Dortmund la temporada pasada

Esta temporada las cosas pintaban bien desde el comienzo en champions, la cosa prometía como los años anteriores pero se notaba la garra, el objetivo por encima de cualquier cosa, por encima del bien o del mal estaba la champions en la cabeza de los jugadores, uno a uno fuimos destrozando rivales, fuimos superiores a ellos y les obligamos a rendirse, a tirar las armas y a abandonar su lucha en esta guerra. En la fase de grupos dejamos en el camino a la Juventus y al Copenhague, el Galatasaray nos acompaño a la guerra de las eliminatorias pero también les ganamos, les demostramos que nada tenían que hacer contra nosotros metiendole 6 goles en su casa.




Era el momento de sacar las mejores espadas, de afilarlas, de sacar los escudos mas fuertes de nuestra fortaleza, de subirse al caballo y salir a la batalla en Alemania, donde nos toco ir tres veces consecutivas, primero fue el Schalke 04 que fue un juguete en nuestras manos



Después el destino nos envió a Dortmund, aquellos que nos destrozaron el sueño el año anterior, aquellos que nos mataron, el fútbol nos daba la oportunidad de vengarnos, de ser ahora nosotros los que alzan los brazos al cielo en señal de victoria, no fue en absoluto fácil, en nuestra casa les ganamos pero allí plantaron cara, fueron mejores pero nuestra renta fue suficiente, volvíamos a estar a las puertas de la final.



Nos queda un enemigo, nos queda nuestro enemigo nº1 en Europa, el Bayern. Por nuestras cabezas pasaron aquella tanta de penaltis en el Bernabeu, el fallo de Cristiano, de Kaka' y sobre todo el de Sergio Ramos....Nos tocaba otra revancha, nos tocaba ahora a nosotros sonreír, era nuestra oportunidad de demostrar quien es el mejor y era el mejor escenario, contra el Bayern ''el mejor equipo de Europa'' para muchos. Vinieron a nuestro templo y les vencimos, nos tocaba visitarles y con un Ramos a la cabeza incendiamos su estadio, 4 les cayeron y por fin, después de 12 años estábamos en esa final, en la final, nos quedaba un pasito para poder proclamarnos campeones de Europa, pero ese pasito era el mas importante.


Y llegó el momento, llego el 24 de Mayo tras unas semanas de nervios, de expectación, de rumores, de ''a lo mejor no juega'' ''llega tocado'', ya no había excusas, ya no había margen de error, ya era todo o nada, vivir o morir, reír o llorar, celebrar o olvidar, había llegado el momento. Enfrente nuestro rival de la capital, el Atlético de Madrid, venia fuerte, armas duras, recién proclamado campeón de la liga, venia un rival muy peligroso, duro, peleón, venia preparado a la guerra, nosotros esperábamos este momento desde hace 12 años, ellos desde hace 40, su motivación no iba a ser poca.


Y con ambos equipos en su territorio, 11 jugadores contra 11 jugadores dio comienzo a las 20:45 la madre de todas las batallas, dio comienzo la guerra que iba a dejar a un equipo victorioso, a un equipo campeón y al otro hundido por tener tan cerca el sueño pero no lograrlo. Solo con un sueño...


La lucha fue dura, se adelanto el Atlético de Madrid en ese minuto 35 por medio de Godin, una salida en falso de Iker Casillas, una salida que todavía sigo sin entender el motivo por el cual la hizo pero nada importaba, el Atlético estaba por delante en el marcador.


Era el momento de sufrir, de tirarse de los pelos, de ver el reloj pasar, minuto 50, minuto 60, minuto 70, minuto 80... el tiempo no daba tregua, el reloj no se podía parar, la cabeza nos decía que ya estaba todo repartido, muchos pensábamos ya que este año tampoco íbamos a alzar la orejona al cielo de Europa, minuto 90... 5 de añadido, nos quedaban solo 5 minutos para empatar el partido después de no haber logrado meter ningún gol en los 90 anteriores....


Y llego ese corner, Modric corriendo para poner el balón en juego lo antes posible, minuto 92:30, quedaban solo 150 segundos de partido, era seguramente la última ocasión del partido, la coloca, la cuelga y llega el héroe de la décima con un esplendido cabezazo, llega Sergio Ramos y pone el balón en la esquina izquierda del portero donde nada puede hacer, el balón ha entrado, el Madrid empataba el partido, el Madrid ha resucitado, los sueños volvían a ser realidad, la suerte que nos fue esquiva en años anteriores esta vez estuvo de nuestra parte, era nuestro momento. Estábamos de vuelta, era momento de tomar aire, es el momento de la prorroga, 30 minutos mas gracias a Don Sergio Ramos.








Y la lucha vuelve a comenzar, era matar al rival en este tiempo o ir a los penaltis, en la primera parte de la prorroga se veía a un Real Madrid con mas fuerza, con mas garra, con mas espíritu, con mas energía que el Atlético pero no consiguió marcar ese 2º gol así que tendríamos que esperar a los últimos 15 minutos para saber que camino iba a recorrer la final, o terminaba o nos tocaba rezar a Casillas, ese hombre que regalo el 1º gol y estaba completamente fuera del partido mentalmente.

Y de pronto llego el momento, se ve a Cristiano bajar a defender hasta la linea de fondo, ayudar al equipo, tocar el balón a Casillas, este se la devuelve, Cristiano cede para Ramos, Sergio toca para Marcelo y el brasileño se la deja a Cristiano, Ronaldo deja atrás a Casillas y este da un patadon, un mal despeje que parecía que iba a controlar Thiago pero falla en el control y la coge Morata, antes de llegar al centro del campo, se esquina a la banda, se la cede a Di Maria y este se la lleva, entra al área dejando sentado a Juanfran, Miranda nada puede hacer minuto casi 110 tira y....paradon de Courtois pero aparece esa cabeza, aparece Gareth Bale y empuja el balón al fondo de la red, se desata la locura, el Real Madrid se pone 2-1 en el marcador a falta de 10 minutos somos campeones de Europa. Se ve a Xabi Alonso saltar desde la grada de traje a celebrar el gol con sus compañeros, esa imagen no tiene precio, madridismo en estado puro No se nos podía escapar.








Y pasan los minutos, cada vez queda menos, y llega el minuto 117, Cristiano cede a Marcelo, este controla y ve que tiene un pasillo hacia la portería, nadie le sale, corre, se acerca a la frontal, engancha un zurdazo y pone el 3º en el marcador, sentencia el partido, sentencia la final, ahora si podíamos respirar tranquilos, ahora si podíamos decir que eramos los campeones, ya no sufríamos, ya no estábamos con el corazón infartado como en los 90 minutos de partido, ahora si era una realidad.




Y cuando todo estaba visto para sentencia llega el minuto 119, Cristiano entra en el área del Atletico y es derribado, penalti para el Real Madrid. Como no, Cristiano coge el balón, lo coloca, mira a la porteria y sabe que lo va a marcar, lo sabe, el arbitro pita y Cristiano pone el 4º en el marcador y definitivo, lo que hace 30 minutos parecía que iba a terminar 0-1 y campeón de Europa el Atlético de Madrid termino 4-1. Nadie se lo hubiera imaginado









Y por fin, el arbitro pita el final, el Real Madrid es campeón de Europa, el Real Madrid conquista la champions, el Real Madrid levanta la orejona al cielo de Lisboa, el Real Madrid vuelve a ser el rey, vuelve a su lugar, el Real Madrid por fin conquistaba esa tan ansiada décima. Fue el momento de levantar los brazos al cielo, dar las gracias, de vivir, de sonreír, de celebrar, de despertarse y ver que no era un sueño, era realidad lo que estábamos viviendo, después de 12 años volvíamos a reinar en el continente, después de tantos sueños rotos, tantas ilusiones perdidas y lagrimas desconsoladas de impotencia nos tocaba ver nuestro sueño hecho realidad, de ver que las ilusiones eran un hecho y de que las lagrimas esta vez no eran amargas, eran de felicidad, eran de emoción, eran puras, eran las mejores lagrimas que soltábamos en nuestra vida.























No hay comentarios:

Publicar un comentario